jueves, 21 de noviembre de 2013

La liebre y la tortuga.

Hace muchos años, vivía una liebre muy fanfarrona, que siempre estaba recordando a todo el mundo, lo veloz que podía ser. Tan orgullosa era, que día tras día, machacaba a la pobre tortuga y su baja velocidad.

Cansada de sus burlas, la tortuga le dijo un día:

-Si tan segura estás lo que dices, ¿Por qué no echamos una carrera para comprobarlo?

- ¿Una carrera? Te ganaría con los ojos cerrados y a la pata coja. Si te hace ilusión perder, no veo ningún inconveniente.

-Perfecto, correremos hasta la última roca del camino y al terminar, seguro que no te quedan tantas ganas de reír.

Terminada esta conversación y cuando todos los animales de los alrededores se hubieron enterado de tan singular reto, se comenzó a disponer todo para la carrera. Cuando todo estuvo listo, se dio la salida a ambos corredores.

Confiada al 100% en sus posibilidades, la liebre dejó a la tortuga que tomara una gran distancia, mientras ella vagueaba por los alrededores. Cansada de esperar, puso en marcha su carrera, llegando en un tiempo record, a la altura de la tortuga.

Viendo que iba a ser todo muy fácil, se volvió a detener para tomar un poco de aliento y dejar que la tortuga, prosiguiera su lento pero seguro caminar. Recupera totalmente, volvió a arrancar de nuevo, volviendo a pasar a la tortuga rápidamente.

Y así fue pasando toda la carrera, hasta que en la última parada de la confiada liebre, la tortuga se hizo con la suficiente ventaja para ganar la carrera.

¿Quién no ha escuchado alguna vez de un modo u otro este cuento?

Lo pongo aquí porque nunca está de más volver a recordarlo y sobre todo por la gran moraleja que guarda, una verdad que se ve reflejada día tras día en nuestra sociedad. Diariamente, todo el mundo busca destacar y demostrar que es mejor que las demás personas que lo rodean, todos hemos sido el conejo en alguna ocasión. El conejo es la típica persona orgullosa, creída y tan segura de sí misma que acaba metiendo la pata por confiarse tanto. No hay que olvidar que todo el mundo es capaz de todo si lo intenta y se esfuerza. La tortuga es esa persona que no se rinde, que lucha, que sigue caminando aunque tenga  todas las de perder, que fija una meta, que no para a pesar de las críticas, que pone todo lo que está a su alcance para cumplir sus objetivos y sobre todo, es una persona valiente y trabajadora. Finalmente, como narra el relato vence la tortuga y el conejo no se explica cómo ha podido ocurrir. Mi conclusión es que no nos debemos de burlar y reír de otras personar que en un primer momento puedan parecer más débiles que nosotros, porque con esfuerzo y trabajo pueden llegar a superarlo todo deliberadamente.

 Hay muchas otras interpretaciones más. Cada uno puede sacar la suya propia, pero de algo sí podemos estar seguros porque resulta evidente: la tortuga gana y el conejo pierde con eso queda dicho todo.

2 comentarios:

  1. Me encantó la entrada paxo.
    Una muy buena reflexión que nos ayuda a buscar siempre la humildad y el servicio.

    Nadie debe creerse más que nadie, ni incluso siquiera debería presumir demasiado de sus habilidades porque siempre habrá alguien que nos supere o siempre habrá algo más en lo que perfeccionarse.

    Ante todo, la caridad. Si la liebre hubiera tenido más respeto por la tortuga podría haber podido ganar. Como fue soberbia y presuntuosa, al final triunfó la otra porque iba constante, poquito a poco y esforzándose.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué casualidad jajaja justo ahora iba a comentar yo y veo que Robby acaba de dejar también su comentario :)
    Bueno Paxo siento no haberte escrito antes, pero lo de siempre: más vale tarde que nunca xP
    Ya te dije que me quitaste un poco la idea de escribir sobre una fábula, aunque está claro que no fue queriendo porque ni lo sabías ^^ pero bueno de todas formas yo acabo de escribir también mi entrada así que no pasa nada. La tuya me ha gustado mucho y la imagen me ha recordado a una película que tenía yo cuando era peque y es que eran los mismos dibujitos jajaja bueno, espero nuevas entradas que al blog hay que darle más caña! Nos vemos pronto! :)

    ResponderEliminar